Hoy en día tratamos de mantener nuestros productos caseros lo más tiempo posible para poder ahorrar más, por lo que te orientamos en cómo hacer que tus toallas duren más tiempo para que no tengas que constantemente estar comprando nuevas.

Para mantener la mejor calidad de toalla posible, evita los suavizantes y el blanqueador yaque tienden a eliminar la base natural de la fibra. También trata de mantenerlas lo más lejos posible de los limpiadores caseros por la misma razón. Los limpiadores deben siempre estar en un lugar guardado con puertas (y claro, lejos del alcance de niños y mascotas). La mayoría de los productos de limpieza contienen ingredientes como benzoyl peroxide y/o alfa hidroxiácidos el cual causan decoloración. 

Por otra parte, no eches a lavar las toallas con materiales con los que se puedan quedar encajados, tales como “zippers”, ganchos o velcro. Para mejores resultados, lava todas las toallas solas.

Se recomienda que las toallas se laven cada tres veces que se utilizan. Utiliza agua fría y solo un poco de cantidad de detergente ya que los limpiadores podrían resecar el tejido. Antes de echar a secar las toallas, sacúdelas ligeramente y luego coloque en la secadora en “low”. Antes de doblarlas para guardarlas, asegúrese de que están completamente secas y ni siquiera un poquito húmedas.

Al guardarlas, evite sobrecargar el closet. Acumulación de demasiadas toallas causa arrugas en la tela y acumulación de olores desagradables y hasta hongos. Al utilizarla, siempre estire correctamente y completamente la toalla para evitar hongos y malos olores, no queremos dejar atrapado humedad y lego utilizar la misma toalla al día siguiente con bacterias acumuladas.

En caso de que sus toallas ya no aguanten más, sugerimos cambiarlas por toallas completamente nuevas cada dos años y donarlas las viejas a refugios de animales o donarlos a lugares de reutilización de textiles.

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.