La caja de arena se convierte en un accesorio más en el hogar de todos los que tenemos un integrante en la familia de cuatro patas y peludo. Intentamos conseguir una que se ajuste a la necesidad de nuestra mascota, pero a su vez, que sea del tamaño o forma perfecta para el lugar que tenemos designado ponerla.

Selfcleaning

Te recomendamos elegir una caja de arena que esté hecha con un plástico resistente, lo que hará que no absorba el olor de los desechos. El tamaño de la caja debe ser lo suficientemente grande para que tu gato este cómodo adentro. Si tu felino es pequeño, recuerda que va crecer, haz una compra inteligente escogiendo un tamaño que te servirá durante varios años.

Al existir una gran variedad, cada caja tiene sus ventajas y desventajas. Antes de elegir es importante conocer cada estilo para que puedas escoger la idónea para ti y tu gato. Reseñamos tres estilos de cajas para que conozcas los factores más importantes y evalúes cuál es la que se adapta a tu hogar.

1. Bandeja

#1

Es la opción más económicas en el mercado. Tu gato podrá salir y entrar cómodo. Coge poco espacio en el cuarto y es sencillo limpiarla. Pero por otro lado es de las cajas que emiten más olor al ser tan descubiertas y tu gato podrá regar la arena fácilmente.

2. Con caparazón

#2

No te tienes que preocupar por el reguero de arena ni por los olores. Podrás darle privacidad a tu gato. Con este estilo vas a tener que limpiar más a menudo y te tomará más espacio en el cuarto.

3. Self-cleaning

3

Aunque es la más costosa, los precios comienzan desde $100.00 dólares en adelante, los “Self-cleaning” son la opción más conveniente para no tener que limpiar la caja de arena con tanta frecuencia. La caja automáticamente limpia todo los desperdicio y los almacena en una bolsa plástica. En el siguente vídeo podrás conocer más sobre este estilo.


 
 

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.