¿Eres un viajero frecuente? ¿Estás listo para usar realmente todo lo que empacas? Si respondiste que sí a esas preguntas, estás en el blog indicado.

Empacar para tu viaje puede ser emocionante pero también muy estresante. Seamos honestos, algunos de nosotros incluso lo dejamos para el último minuto y otros se preparan con meses de anticipación. Bueno, después que seas amante de los viajes estos trucos para empacar serán de utilidad para todos nosotros.

1. Usa una maleta adecuada para la ocasión

A menudo, nuestro instinto es elegir la misma maleta para todos los viajes o dependiendo de la duración del viaje es el tamaño del equipaje. Pero, ¿sabías que puede ser más efectivo utilizar una maleta específica para cada ocasión?

A continuación te damos varios ejemplos de que maletas puedes utilizar para diferentes ocasiones:

-Para un viaje de aventura al aire libre

SHUTTLE WHEELED 130L/36″

-Para una escapada urbana o unas vacaciones en la playa

The Bigger Carry-On

2. Quítate el peso de encima

Ya no hay necesidad de que tu espalda cargue el peso de tus opciones de empaque de viaje. Si eres un viajero frecuente, conoces que los aeropuertos pueden ser muy tediosos. Desde hacer la larga fila de TSA hasta conseguir el terminal correcto.

Tu espalda te agradecerá más tarde por tomar la sabia decisión de dejarle el peso a las ruedas de tu maleta.

3. Prepara una lista y revísala antes del viaje

Los últimos minutos previos a su próxima aventura pueden ser muy estresantes. De hecho, en la mayoría de los casos acabamos dejando algo atrás. Es por eso que los expertos nos recomiendan hacer una lista y revisarla antes de salir de nuestras casas y también cuando regresemos de nuestro viaje. Así no dejamos nada atrás ni en nuestra estadía ni en nuestros hogares.

Ser lo suficientemente organizado nunca será un problema.

4. Encuentra tu propia fórmula y considera el material de la ropa

El propósito de su viaje tendrá un gran impacto en las cosas que lleve consigo. Encuentre la fórmula que mejor se adapte a sus necesidades en cada viaje que realice.

Si de ropa se trata, averigüe donde están ubicados los lugares que visitará y sobre todo el clima en el tiempo de su estadía. Asi podrá empacar los accesorios justos y adecuados.

Además, dependiendo de la duración de la estadía, depende de la cantidad de ropa que lleve consigo. No tengas miedo de viajar con menos pantalones y más camisetas ligeras que ocupan menos espacio. Después de todo puedes comprarte alguna que otra pieza que realmente te haga falta en tu destino final.

Tip de Nessie: Podría ocupar un poco más de espacio, pero nunca esta demás estar preparado. Lleve siempre consigo una pieza para cada clima, tanto frío como caliente, nunca se sabe cuándo pueda resultar útil. Y si es un viaje aventurero, más aún.

7. Organiza tu ropa de forma vertical y ajustada

Aunque algunos viajeros prefieren colocar la ropa en posición horizontal, los expertos coinciden en que enrollar es clave para ahorrar espacio. Así que cuando se trata de organizar tu ropa en la maleta la clave es enrollar y acomodarlos de tal manera que sepas en dónde está cada artículo. Ya para cuando necesites buscar algo en particular sabrás exactamente dónde encontrarlo y no tendrás que hacer un lío innecesario al respecto en caso de necesitarlo de urgencia.

8. Categoriza tus contenidos

Eso nos lleva a este siguiente paso. Existen muchas bolsas de diferentes tamaños para ayudarte a organizar tus contenidos dentro de la misma maleta. En ese caso, seleccione que elementos irán específicamente en cada uno de ellos. Puedes usar el más pequeño para tu ropa interior, otra para tus prendas, otras para cosas con más peso (como los pantalones) y otra para la ropa sucia.

9. Usa tu ropa más voluminosa

Si puedes, usa la ropa con más peso como tu vestimenta de viaje. Además de evitarte problemas a la hora de hacer el check-in de tu maleta te ahorras un peso innecesario en ella de tener que caminar de un lado a otro. Lo mismo puedes hacer con tus zapatos. 

10.  Que regrese como se fue

Muchos nos emocionamos a la hora de prepararnos para nuestro viaje. La maleta puede estar lista, tu ropa de viaje está planchada y tu pasaporte listo para ese ponche. Pero, no te olvides de seguir esos mismos pasos de regreso a tu casa. Tu llegada de regreso puede ser tan estresante como hacer las maletas para el viaje de tus sueños. Entonces, ahora lo sabes, así como salió de tu casa, volverá igual. 

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.