Cuando se habla de sueños, normalmente pensamos en los autos costosos, las casas gigantes, y todos los lujos que viene con cada cual. Sin embargo, esta pareja, vive la vida glamouroso y de lujo que siempre soñaron, pero en una casa pequeña.

Originalmente compraron un casa común y corriente donde vivían muy felices. Luego decidieron que querían una piscina en su patio, pues la construyeron. Al cabo de realizar su piscina, decidieron que les hacía falta un lugar para la visita de sus padres y suegros. Pues querían un ugar cómodo y privado para que la visita se sintieran en libertad. Aquí fue cuando convirtieron una simple casita de patio (de esos donde guardas las herramientas) en un segundo hogar.

Inspirados por la vida minimalista, se dieron cuenta que la grandeza de su hogar no era lo que los hacía feliz, sino la simplicidad de vivir con solo lo que se necesita. Ahora la familia de cuatro vive felizmente en lo que una vez fue un cobertizo para herramientas.

¿Qué hicieron con la casa grande?

Actualmente la casa grande la alquilaron a otra familia y utilizan la mensualidad para cubrir los gastos de la hipoteca mucho más rápido, por lo que prácticamente viven libres de deudas.

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.