Viajar es una de las actividades mas importantes del mundo. Salir a aprender sobre el mundo y sus diferentes culturas debe ser parte de la vida de cada individuo. Cuando recibimos consejos de las personas, mayormente escuchamos «Aprovecha ahora que estas joven, y que no tienes niños». ¿Pero, quién dijo que teniendo una familia no se puede viajar? De hecho, ¿Quien dijo que no se podía viajar siendo una madre soltera?

Nadie dijo que sería fácil, pero sí se puede hacer y se debe hacer. Sarah Firshein es una mujer que le encanta viajar el mundo, aprender y de vez en cuando tomarse unas merecidas vacaciones. Cuando joven, viajaba sola sin pensarlo dos veces. De Estados Unidos viajaba a Grecia, en donde disfrutaba ser una joven que libremente hablaba con los locales, conocía a otros turistas y simplemente disfrutaba del ambiente distinto al  de donde ella venía.

Diez años después, teniendo un pequeño niño de un año de edad, tomó la decisión de emprender en otra aventura para reseñar a varios hoteles acabados de abrir para la revista Conde Nast Traveler. El primer paso de su plan como madre viajera: Ignorar a absolutamente TODAS las personas quienes le dijeron que estaba loca. Luego, continuar con su viaje como planeado el cual incluía, tomar un Amtrack a Washigton DC, un avión a Montreal , y quedarse en cinco hoteles nuevos.

Esto fue lo que aprendió de su primer viaje sola con un bebé: 

 

Utiliza el Servicio Red Cap 

Ya se un viajero solo, o una familia de más de cinco, este servicio el Red Ca es un servicio que ofrece el Amtrack compuesto por empleados con los que puedes contar para asistencia con las maletas. Es completamente gratis y sumamente necesario si viajas sola con un bebé, dado a todas las maletas y mochilas con las que seguramente vas a cargar.

Elegir el equipo de bebé correcto hace toda la diferencia al viajar

Normalmente andamos con un coche tamaño extra grande en donde cabe nuestra cartera y básicamente todas las bolsas cuando vamos de compra. Sin embargo esto no es completamente práctico a la hora de viajar a solas con el bebé. Un coche como el YOYO+ de Baby Zen es el artículo perfecto para viajar. Es compacto, fácil de ensamblar, se puede cargar como cartera, pesa tan solo 13.6 libras y se puede guardar nuevamente con una sola mano.

Analiza todo el equipo de bebé que llevarás, ¿es práctico? ¿es fácil de ensamblar y luego guardar? ¿puedes manejarlo todo con un bebé en las manos? Piensa en estos detalles, tu vida será mil veces más fácil si te preparas.

Es sabio llevar una carta de consentimiento 

Cuando Sarah aterrizó en Montreal, todo parece haber ido perfecto. El bebé había dormido por la mayor parte del vuelo, y no había surgido problema… hasta que llegó hasta un agente de inmigración quien le preguntó por su carta de consentimiento mientras observaba fijamente las similitudes entre ella y su bebé. Es casi como si el agente estuviera sugiriendo que Sarah estaba secuestrando a su propio hijo. Finalmente, la agente los dejó pasar, pero Sarah jamás volvió a viajar sola sin una carta de consentimiento de papá. Algunos lugares pueden requerir un affidávit, oriéntese bien con un abogado si piensa viajar con el bebé sin el otro padre.

Identifica todo lo que puedas necesitar y pregunta de antemano si lo tienen disponible en el hotel 

Cuando Sarah viajó a uno de los hoteles en Boston se dio cuenta de su necesidad de una mini nevera para la leche del bebé, y la habitació no lo tenía. Sin embargo, llamó a la recepción, y con mucho gusto le llevaron una a su habitación sin cargo adicional. Muchos hoteles no tienen problemas con acomodar tus necesidades (especialmente cuando tienes un bebé) solo tienes que pedirlo.

Tendrás varias conversaciones con un sinnúmero de personas extrañas

Si piensas que en algún momento te sentirás aislado y solo(a), te equivocas. Una de las cosas que aprendió Sarah es que aparentemente los bebes son imanes para las personas y son la introducción a todas las conversaciones. A algunas personas les gusta hablar y tener conversaciones, a otros personas que se encuentran de vacaciones, no tanto. Asi que si eres una de las personas que no les gusta, prepárate mentalmente.

Tu y tu hijo son mucho mas resistentes de lo que crees

Durante todo el viaje, Sarah se encontró preocupada por cómo su bebe reaccionaria a los diferentes ambientes, personas y circunstancias. Sin embargo, si algo aprendió, es que su bebe estaba completamente contento en dormir en corrales portatiles, conocer personas que le hicieran cariñitos y comer comida machucada de los restaurantes más finos. Al aprender lo resistente que fue su bebe, Sarah aprendio que viajar sola no es algo de otro mundo. Tal vez no sea tan facil que viajar sola, pero definitivamente preparación es la clave para un viaje exitoso.

 

 

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.