Cuando único pensamos en pulir nuestros utensilios de plata es cuando se acercan las navidades, si no se queda relegado al final de las tareas que tenemos al rededor del hogar.

El portal Houzz se sentó con profesionales en restauración y conservación de plata para que ellos ofrecieran sus técnicas y trucos para limpiar y brillar tus invaluables piezas de plata.

Lo primero que dice Jeffrey Herman (Herman Silver Restoration and Conservation) es que nunca comiences esta tarea si tienes prisa para no perjudicar tus piezas y que no utilices soluciones que prometen trabajar rápido. Estos limpiadores abrasivos “trabajan rápido” pero además de llevarse las manchas también se llevará el brillo. Es mejor utilizar un pulidor moderado y pasar un poco de más trabajo que tener resultados rápidos pero perder la esencia de las hermosas piezas.

Screen Shot 2015-10-21 at 1.50.17 PM

Prepara tu área. Trabaja encima de una superficie sólida y cúbrela con una toalla. Si vas a trabajar encima de algún material poroso, como la madera, incluye un pedazo de plástico debajo de la toalla. Necesitarás también guantes, específicamente guantes de algodón no procesados o guantes de goma ó latex ajustados, estos tipos de guantes ayudarán a mantener bien agarradas tus piezas, dejando mínimas cantidades de residuo en ellas.

Antes de comenzar, quítale cualquier residuo de pulidos anteriores corriendo agua tibia -no caliente- sobre la pieza y cepilla gentilmente con un cepillos humedecidos de “horsehair” o “white boar bristle“, los cuales puedes conseguir en cualquier ferretería. Nunca utilices cepillos secos, puede causar rasguños en el metal.

Remoción de manchas leves. Si tu pieza no está muy maltratada y lo que tiene son manchas leves, profesionales recomiendan comenzar con limpiadores no-abrasivos como lo son líquido de lavar platos que sean libre de fosfato y sin aromas cítricos, antiséptico de manos Purell  (fórmula original), Method Glass & Surface Cleaner o Limpiador Multi-Superficie Windex Vinegar.

El gel antiséptico se debe aplicar al material con una bolita de algodón antes, ya que es el limpiador menos áspero de todos. Si deja residuos, enjuaga la pieza con agua tibia o remuévelo con una bolita de algodón húmeda y sécalo rápido para evitar marcas de agua.

Screen Shot 2015-10-21 at 1.50.51 PM

El lavado periódico de los objetos de plata pueden reducir la cantidad de manchas que aparecen en ellos. Estas manchas son mucho más fáciles de remover antes de que tengan tiempo para acumularse

Remoción de manchas fuertes. Si las manchas son muy pronunciadas, deberías usar un limpiador comercial; algunos de ellos ofrecen protección contra manchas. Debes buscar el producto menos abrasivo posible. Los abrillantadores que se enjuagan son menos abrasivos ya que utilizan líquido para suspender los ingredientes. Jeffrey Herman utiliza Blitz Silver Shine Polish y menciona a 3M Tarni-Shield y Twinkle Silver Polish como alternativas sanas y efectivas.

Emplea una esponja húmeda y celulosa para aplicar el abrillantador; si como quiera quedan rastros de manchas, utiliza una bolita de algodón o un aplicador de maquillaje de algodón con muy poca cantidad de product, aplicándolo de un lado a otro.

Screen Shot 2015-10-21 at 1.50.04 PM

Utilizando spray color plata. Rick Pushckor, de Antique Metal Finishing en California dice que cuando los clientes llevan sus piezas de plata, el les recomienda el Silver Polish Spray de Hagerty Polish. Según el experto, es uno de los mejores en el mercado. Simplemente lo aplicas a la pieza y lo limpias.

Una vez una pieza se ha oxidado es imposible restaurarla y es mejor llevarla a un profesional a que la restaure.

Lo que no debemos utilizar. Todos los productos que tienen “Pulidor de Metales” en su nombre son demasiado ásperos. Los productos oxidados de cobre, aluminio y latón requieren soluciones más abrasivas para obtener mejores resultados. La plata requiere su propio abrillantador para completar este trabajo de manera más gentil.

Herman también advierte contra utilizar productos caseros como la pasta de dientes, limpiador Soft Scrub, bicarbonato de sodio y salsa de tomate o ketchup.

Tiffany & Co., joyeros de piezas finas y de plata, advierte a sus clientes en contra de utilizar cualquier producto con cloro, ya que estos químicos aceleran el desarrollo de manchas en los productos.

Removedores de manchas o “Silver Dip Cleaners” también se deberían evitar. Herman dice que “definitivamente arruinarán el terminado original en plata sólida. Rápido le quitará todo el brillo, dejando atrás una apariencia opaca, sin vida y permitirá la acumulación rápida de manchas.

¡La paciencia es una virtud, no tengas prisa!

Artículo Vía: HOUZZ / Fotos: Houzz/Blue Clear Sky

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.