Un diseñador le puede añadir valor a tu hogar a la hora de decorar o renovar. Estos ayudan a que la visión que tiene el cliente se haga realidad; pero la pregunta es, ¿Cuánto realmente cuesta un diseñador?

Contratar un diseñador implica varias cosas. Los diseñadores pueden cobrar por hora, establecer un “fee”, o tener un costo mayor.

El costo de contratar a un diseñador varía. Algunos de ellos trabajan en firmas, mientras que otros trabajan por su cuenta, individualmente.

Small9

Para saber con exactitud, Houzz entrevistó a 16 diseñadores. A continuación te decimos lo más importante que debes saber sobre qué hacen y lo que te podría costar contratar uno.

¿Qué hace un diseñador?

Los diseñadores brindan sus servicios de manera organizada y dividiendo el trabajo en partes:

  1. Crear conceptos de diseños: Los diseñadores ayudan a sus clientes a crear conceptos de diseño; estos incluyen estilo, estado anímico, color y objetivos funcionales para el proyecto. Puede que también utilicen una combinación de imágenes inspiracionales y ejemplos de productos para poder transmitirte sus ideas mientras te conformas con una visión.
  2. Crear planes de diseño: Los diseñadores convertirán una visión en un plan. Puede que recomienden un diseño en específico para una nueva cocina o pueden crear un mapa de como los muebles y los accesorios serán puestos en una habitación. Algunos diseñadores proveen dibujos 3D donde muestran sus planes detalladamente o trabajan de la mano con arquitectos e ingenieros que producen estos dibujos.
  3. Establecer un presupuesto realistico: y hacer que el cliente se quede con él.
  4. Seleccionar y diseñar productos, acabados y materiales para el proyecto: Esto puede ser desde recomendar colores de pintura, hasta escoger tipos de madera para el piso. También puede ser sugerir cosas para almacenar dentro de gabinetes o closets- como por ejemplo, “Lazy Susans”.
  5. Manejar la gestión de proyectos: Esto puede implicar coordinar con otros profesionales, como arquitectos y contratistas generales, presentar planes para obtener permisos y supervisar el proyecto para garantizar que se instalen los productos y materiales correctos.
  6. Comprar e instalar muebles, arte y accesorios: Incluyendo manejar la entrega de estos al hogar.

Room with black cactus wall decor and sofa

¿Cuánto te cobraría un diseñador de interior?

Lo más frecuente es que los diseñadores tengan distintas formas de facturar, pero, como dice Jill Geisdorf, “Ni dos proyectos son iguales, ni dos diseñadores van a cobrar lo mismo”.  Es por esto que debes informarte bien antes para que a la hora de escoger entre varios profesionales, puedas inteligentemente comparar tarifas.

Aquí algunos términos que puedes escuchar al conocer diseñadores:

Tarifa por hora: El diseñador cobrará por el tiempo que pasará trabajando en el proyecto. Las tarifas por hora pueden ser de $125 a $150 o $200. De ser un diseñador junior, la tarifa puede ser de $50, mientras que si es el principal de una firma o un diseñador con mucha experiencia, la tarifa podría ser de $500. En adición a eso, puede que también te cobren por los viajes, reuniones, compras, comunicación por teléfono, etc.

Tarifa fija: Algunos diseñadores prefieren establecer una tarifa fija para sus proyectos. Esta tarifa puede empezar desde los 1,000. Un diseñador en Austin, Texas, mencionó que cobra de $3,500 a 12,000 por diseñar una sala, mientras que otro en Nueva York cobra una tarifa fija de $3,000 por el mismo espacio. Las tarifas pueden también ser muchísimo más altas.

Puede que hayan diseñadores que establezcan tarifas fijas dependiendo del número de horas que pasarán trabajando con un proyecto. También pueden considerar factores como por ejemplo cuan complicado sea un proyecto, la localización, etc.

Costo mayor: Los diseñadores de interior tienen acceso a muchos productos y materiales con descuento. Tradicionalmente, es común para los diseñadores ganar su ingreso comprando productos con descuento comercial y cargarle a los clientes un costo más caro, (pero menos de lo que realmente cuesta). Hoy en día muchos propietarios de viviendas no están dispuestos a pagar márgenes por encima de los precios que pueden encontrar en Internet, lo que exprime lo que los diseñadores pueden obtener de este sistema.

Cómo dice Raychel Wade de Raychel Wade Design en Nueva York, en la industria hay mucho debate en cuanto a esto, ya que la compra online es algo frecuente y los clientes encuentran mejores precios en Internet.  Por esta razón, el costo mayor ya no es el único que se utiliza. Muchos diseñadores utilizan una combinación entre costo mayor y tarifa por hora o tarifa fija (o una mezcla de los tres). Otros diseñadores han dejado de utilizar el costo mayor por completo.

Depósito: Puede que el diseñador cobre una tarifa antes de comenzar el proyecto. Podría ser una cantidad fija de $1,000 o parte de esa cantidad, (usualmente es del 10% al 50% de la tarifa total que está anticipada para el proyecto). Viene siendo un depósito y algunas veces no es reembolsable. Este depósito asegura tu espacio dentro de una firma de diseño en la cuál hay muchos clientes en lista o puede también servir para comprar muebles, arte y accesorios. Hay veces que el diseñador acredita ese depósito a la factura final.

houseplants with blank small chalkboard in front of white brick wall, mockup concept

Estructuras de honorarios alternativos

Al reunirse con posibles diseñadores, puedes encontrarte con las siguientes tarifas:

Tarifa de diseño: Algunos diseñadores cobran tarifa de diseño solo por tener la visión inicial y por desarrollar un plan de diseño para el proyecto. En teoría, podría seguir este plan incluso si no involucró al diseñador durante todo el proyecto. (Tenga en cuenta que el término “tarifa de diseño” puede abarcar cualquier cantidad de servicios; consulte con su diseñador para averiguar qué significa en su empresa).

Comisión de gestión: Los diseñadores también pueden cobrar tarifa de gestión por la gestión de hacer la compra de productos y el manejo de entregas, que puede ser un porcentaje del precio total de la compra.

¿Cuándo se le paga a un diseñador de interior?

Antes de comenzar a trabajar con un diseñador de interior, debes de firmar un contrato. Este documento especificará con lujo de detalles el trabajo que se realizará, cuanto costará y cuando tendrás que pagar. Antes de firmar contrato, debes asegurarte de que entiendes bien cuanto el diseñador te está cobrando por cada servicio.

Fíjate bien cuanto costará realizar cambios en el proyecto. Hay veces que querer cambiar detalles del plan pueda sonar tentador y sencillo, pero decirle al diseñador del cambio y que este tenga que pensar en otra alternativa, le costará dinero y tiempo tanto a ti como a el.

Cómo ya mencionado, los diseñadores por lo general piden un depósito antes de comenzar el proyecto. El resto de los pagos probablemente serán poco a poco a medida que avance el proyecto. Siempre se le debe preguntar al diseñador sobre el calendario de pagos.

¿Cuentas con el presupuesto para contratar un diseñador de interior?

La buena noticia es que a la hora de contratar un diseñador, puedes contratarlo de acuerdo al nivel de servicio que vaya con tu presupuesto. Aquí tres niveles de servicio que muchos diseñadores ofrecen:

Servicios de diseño completo: El profesional supervisa todo el proyecto de principio a fin durante su duración. Desde el desarrollo de la visión hasta el pedido, la inspección, la administración de la instalación y el tratamiento de cualquier problema que surja en el camino.

Plan de diseño: El profesional proporciona un plan que incluye todo lo que necesitará para completar su proyecto. Por ejemplo, un plan de cocina puede incluir un diseño, los materiales, accesorios y acabados que se deben comprar para obtener lo que se quiere. Un plan de sala puede incluir planificación de espacio, recomendaciones de mobiliario y sugerencias de iluminación.

Consulta de diseño: Hay veces que una simple consulta para hablar sobre el color ayuda con la planificación del proyecto. También un diseñador puede ofrecer su ojo profesional en una habitación que no sabes cómo llevar al próximo nivel. Este tipo de consulta de diseño tiende a ser más costosa que un servicio limitado, ya que estás obteniendo una recomendación por parte del diseñador.

Si no tienes suficiente presupuesto para un servicio de diseño completo o quieres tu mismo hacer parte del trabajo, contratar un diseñador para que por lo menos te haga un plan de diseño o consulta podría ser buena idea.

Este artículo fue inspirado por Houzz.

Para más información visita: https://www.houzz.com/ideabooks/112598632?utm_source=Houzz&utm_campaign=u8793&utm_medium=email&utm_content=gallery1&newsletterId=8793 

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.