Era una moda que explotó mayormente en la década de los 80 y 90, desapareció por un tiempo durante finales de los 90 y comienzos de los 2000, ahora lo estamos viendo resurgir. Estamos hablando de los sofás seccionales. Estos son los sofás diseñados en forma de «L», semi círculo u otro. Es posible que en el tiempo en que todo el mundo estaba comprando sofás separados era por la conveniencia de que al tener dos sofás separados podrías colocarlos en distintas áreas de la sala sin tener que cambiar demasiado. Sin embargo, cuando hablamos de seccionales, ya que tienen una forma específica, hay que realizar toda la logística de la sala de antemano.

Mide la habitación:

Antes de salir y comprar el primer sofá seccional hermoso que veas, es importante saber y conocer el espacio con el que cuentas. Mide la sala y ten en consideración la forma y el tamaño de los muebles (como mesas, lámparas etc,) de las que no estás dispuesto a deshacerte.

Escoge una ubicación:

Elige el lugar en que deseas tener el sofá. Recuerda que dado a que los sofás seccionales vienen con una forma específica que no se puede cambiar, este luegar será permanente. nada de eso de cambiarlo cuando tengas una crisis existencial a las 3:00 am y decidas cambiar la sala.

Escoge los ángulos o las curvas:

Ya lo hemos mencionado varias veces, estos muebles no se pueden cambiar. Por lo que tendrás que decidir si lo quieres curveado o recto… esto determinará tu sala por los próximos años, elige correctamente.

Elige la tela: 

Esto es una desicion importante ya tengas un sofa regular o seccional. Ten en consideración tu diario vivir. ¿Tienes hijo? ¿Qué edades tienen? ¿Acostumbras comer en la sala frente a la TV? ¿Traes muchas visita a la casa? Todas estas preguntas te ayudarán a determinar qué tipo de tela para el sofá te conviene. Oscura, cuero, clara, sintética,  etc.

 

Artículos Relacionados

Escribir contestación

Tu correo no será publicado.